29 de março de 2020

    Abono verde orgánico y coberturas|Agricultura orgánica|AGRhumus

    bbd7a8926dee43ef6044939c73684cab

    Como ya sabes el abono verde se obtiene de materiales vegetales. Generalmente de plantas cuando éstas son brotes verdes, tiernos y frescos, y mucho mejor si los utilizamos antes de su floración o de que hagan semillas.

    Y esto es así porque cuando los brotes están jóvenes y “lozanos” contienen cantidades excelentes de savia, clorofila, celulosas, fito-enzimas y minerales y es justo en ese momento cuando podemos sacarles mayor partido.

    La importancia de las leguminosas
    Por lo general se emplean como abono verde las leguminosas, que puedes sembrar como y donde quieras:

    Judías
    Guisantes
    Soja
    Habas
    Frijoles
    Algarrobo
    Alfalfa
    Trébol
    Altramuces
    Lentejas
    etc

    Las leguminosas son fijadoras del nitrógeno y cuando han llegado a su grado de plenitud y esplendor podemos cortarlas o mezclarlas con las raíces en el suelo. El fin es que se integren y aporten fertilidad.

    Pero no sólo puedes emplear leguminosas, también sirven para este fin plantas que enraízan con profundidad y que extraen nutrientes del subsuelo como por ejemplo:

    Consuelda
    Mostaza
    Ortiga
    Ruibarbo
    Llantén
    Helecho
    Caléndula
    Girasol

    Incluso las “malas hierbas” pueden servir de abono verde ya que éstas contienen proteínas que se convertirán en nitrógeno. La vegetación retiene el nitrógeno del aire y sólo lo desprende una vez descompuesto en materia orgánica.

    Esto puede resultar contradictorio a quienes toman al pie de la letra que el nitrógeno sólo puede ser fijado en el suelo asociado con otros compuestos, por eso desde aquí invito a investigar y experimentar con un enfoque más abierto.

    Coberturas de abono verde (video)
    El abono verde es ideal para hacer las coberturas en el huerto, pero de esto ya hablaremos más adelante. De momento te dejo un video de cómo lo utilizamos nosotros y hacemos la cobertura con estas supuestas “malas hierbas”.

    En este caso en concreto la cobertura la hacemos con “trébol frutilla” (Trifolium fragiferum), “trébol blanco” (Trifolium repens) y el humilde “cenizo” (Chenopodium album).

    Éste último particularmente lo aprovecho (además de para dar a los conejos) por su alto contenido en beta-caroteno, calcio y proteína.

    Tienes el artículo completo sobre “Materia orgánica:la alquimia de la fertilidad” en el siguiente enlace http://www.agrhumus.com/materia-organica-y-fertilidad/

    Sobre o Autor

    O despertar da Consciência é nosso sistema de publicação automático dos conteúdos.

      Postagens Relacionadas